¿Quiénes son los mejores escritores de todos los tiempos?




Algunas de las personas más influyentes de la historia no fueron guerreros sino escritores que dieron forma a la historia humana, capturando algunos de los eventos históricos más importantes y reflejando la cultura de un mundo cambiante a nuestro alrededor de manera profunda.


Los escritores de esta lista son los mejores de la historia, ya sean novelas, obras de teatro, ensayos y poesía, todas ellas han resistido el paso del tiempo y constituyen el canon de literatura y obra escrita del mundo. No importa qué tipo de escritura te guste leer, no puedes equivocarte con un libro escrito por uno de estos escritores.


En pocas palabras, son algunos de los autores más famosos de todos los tiempos.


Escritora británica Virginia Woolf nació el 25 de enero de 1882. Nunca fue a la escuela. Desarrolló su carrera literaria durante el periodo de entreguerras y años posteriores y sus obras se transformaron en bandera del movimiento feminista. Sus obras más famosas incluyen “La señora Dalloway”, “Al faro” o “Las olas”. Se suicidó el 28 de marzo de 1941 cuando tenía 59 años. Padecía trastorno bipolar.


Shelley pasó un verano con su marido Percy Bysshe Shelley, Lord Byron y John William Polidori (acreditado por algunos como el creador del género de vampiros) cerca de Ginebra. Sentados alrededor de un fuego de leña y con una tormenta en el exterior, Byron propuso que "cada uno escribiera sobre una historia de fantasmas". La historia de Shelley le llegó a la cabeza. Comenzó a escribir lo que supuso que sería una historia corta, pero se convirtió en su primera novela, “Frankenstein”. Más tarde describió ese verano en Suiza como el momento "cuando salí por primera vez de la infancia a la vida". Otras obras notables: “El último hombre en la Tierra” o “Valperga”.


La autora francesa Simone de Beauvoir es una de las escritoras más importantes del siglo XX y protagonista del movimiento feminista del siglo que comenzó con “El segundo sexo”, un examen del papel que han desempeñado las mujeres en la sociedad a lo largo de la historia. El libro atacó a los hombres por etiquetar a las mujeres y utilizando dichas etiquetas como excusa para ignorar a las mujeres y negarse a entenderlas. El libro también fue crucial para la comprensión y el estudio de los roles de género frente a la sexualidad. Otras de sus obras famosas son: “La mujer rota”, “La invitada” o “Memorias de una joven formal”.


La escritora canadiense Margaret Atwood ha sido preseleccionado para el Premio Booker hasta en ocasiones. The Handmaid's Tale (El cuento de la criada), su obra maestra distópica, recibió el primer Premio Arthur C. Clarke en 1987. Y, aunque algunos llaman al libro ciencia ficción, a esta escritora le gusta decir que es ficción especulativa. "La ciencia ficción tiene monstruos y naves espaciales pero la ficción especulativa realmente es algo que podría suceder", afirma. “El asesino ciego” o “Alias Grace” son otras de sus grandes novelas.


Jane Austen. Parecía que disfrutaba ridiculizando el trabajo de Austen, cuya lectura lo hacía "sentirse como un guardián entrando al Reino de los Cielos". Seguramente no compartas esta opinión de Twain, pues lo cierto es que Jane Austen es reconocida como una de las mejores novelistas de Inglaterra. Algunas de sus novelas permanecieron inéditas hasta después de su muerte. Sin embargo, puso su sello en la novela inglesa para siempre. Comenzó a escribir cuentos y bocetos cuando era niña, iniciando su primera novela con 20 años. Fue publicado dieciocho años después como “Orgullo y prejuicio”. Continuó escribiendo cinco novelas más exquisitamente detalladas que se han convertido en clásicos de la literatura. Otras obras: Sentido y sensibilidad, Mansfield Park o Emma.


Mary Shelley. Wollstonecraft fue una escritora y una figura pública reconocida mucho antes de que la novela de Mary Shelley sacudiera el mundo. Nacida en 1759, fue una fuerza pionera en el feminismo y la filosofía británica. Su obra más famosa es “Una reivindicación de los derechos de la mujer”, en la que argumentaba que las mujeres merecían tanta educación y tantas oportunidades como los hombres, y que para la sociedad considerar a las mujeres como adornos para sus maridos en lugar de compañeros era hacerles una trágico perjuicio. Publicado en 1792, justo cinco años antes de su muerte, el tratado de Wollstonecraft se convirtió en una piedra angular en el creciente movimiento intelectual para otorgar a las mujeres la igualdad de derechos con respecto a los hombres.


William Faulkner es uno de los autores más influyentes de la historia. Su obra, publicada a inicios del siglo XX tardó unos años en encontrar aceptación entre un público más amplio. Entre 1929 y 1936, lanzó cuatro novelas: “El sonido y la furia”, “Mientras agonizo”, “Luz de agosto” y “¡Absalom, Absalom!” que definirían su estilo, inmerso en la exploración de la moralidad dentro del gótico sureño. Sus obras le valieron el Premio Nobel de Literatura en 1949, lo que le dio un nuevo vuelco a su fama.


La autora británica Agatha Christie escribió 66 novelas de detectives principalmente sobre las investigaciones de Hercule Poirot y Miss Marple, pero también escribió la obra de teatro más larga del mundo, The Mousetrap, La Ratonera. Es una de las autoras más famosas de todos los tiempos. Nos dejó perlas literarias como “Diez negritos”, “Asesinato en el Orient Express” o Un cádaver en la biblioteca”.


Oscar Wilde fue un escritor y poeta irlandés cuyo nombre real era Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde. Nació el 16 de octubre de 1854 en Dublín (Irlanda) y, a principios de la década de 1890, se convirtió en el dramaturgo más famoso de todo Londres. Fue encarcelado, lo que más tarde condujo a su fallecimiento temprano. Hoy es recordado por obras tan notables como “La importancia de llamarse Ernesto”, “El retrato de Dorian Gray”, “El fantasma de Canterville” o “De profundis”.


William Shakespeare son de una genialidad absoluta. No en vano, Shakespeare es considerado el mejor escritor de lengua inglesa y el mejor dramaturgo de toda la historia de la literatura. Los personajes, las historias y el lenguaje se han apoderado de los lectores durante cientos de años y han contribuido enormemente a moldear la cultura moderna. Se trata de obras atemporales que han sido traducidas a todos los idiomas principales y aún se disfrutan en todo el mundo. Podríamos destacar títulos imprescindibles como “Hamlet”, “Romeo y Julieta”, “Macbeth”, “El rey Lear” o “Mucho ruido y pocas nueces”.


Franz Kafka sondean las áreas más oscuras y menos transitadas de la condición humana, y aunque solo tenía 40 años cuando murió en 1924 (se murió de hambre cuando la tuberculosis hizo que comer fuera demasiado doloroso), sus obras le valieron la reputación de ser uno de los escritores más fabulosos del siglo XX.

La Metamorfosis” es un libro igualmente perturbador en el que el narrador se despierta viendo que se ha convertido en un insecto gigante


novelista y poeta irlandés llamado James Augustine Aloysius Joycem, más conocido como James Joyce, nació el 2 de febrero de 1882 y es considerado uno de los autores más influyentes de la historia de la literatura. Sus obras más conocidas son: “Ulises”, “Dublineses”, “Los muertos” o “Eveline”. Una increíble estatua en su honor se encuentra en North Earl Street en Dublín (Irlanda).


44 novelas publicadas y 121 cuentos cortos, son el legado de este escritor estadounidense de ciencia ficción que, curiosamente, pasó la mayor parte de su carrera en la pobreza. Vale la pena considerar que se han producido once películas populares basadas en sus obras, que incluyen Blade Runner, Desafío total, Paychecj, Minority Report, Next o Screamers. “El hombre en el castillo”, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, “Ubik” o Los tres estigmas de Palmer Eldritch”, se encuentran entre las favoritas de los lectores de Philip K. Dick.


Con su gran obra“Cien Años de Soledad”, el colombiano Gabriel García Márquez vendió más de 50 millones de copias. Esta novela mágica realista sigue a la familia Buendía: los fundadores de Macondo, una metáfora de su propio país natal, Colombia. Traducido a 37 idiomas, este libro es un ejemplo primordial del boom literario latinoamericano de los años sesenta y setenta. Otras obras imprescindibles de García Márquez son: “Del amor y otros demonios”, “El amor en los tiempos del cólera” o “Crónica de una muerte anunciada”.


Paulo Coelho ha vendido más de 65 millones de copias, de "El Alquimista" ("The Alchemist"), se trata del libro brasileño y también en portugués- más vendido en la historia. Publicado en 1988 por Paulo Coelho, el libro sigue al pastor andaluz Santiago, en su viaje a Egipto para encontrar el concepto abstracto de lo que siempre ha querido lograr que es, sin duda, el tema principal del libro. Otras obras destacadas de este gran escritor son: “Adultero”, “Once minutos” o “El peregrino”.


1984” de George Orwell. Esta novela distópica describe la vida en un régimen totalitario que ha despojado a las personas de sus derechos. Los temas de esta novela se han convertido en una parte importante de la cultura moderna, creando términos y conceptos que se han incorporado a nuestra propia sociedad. La vigilancia, la verdad y la censura ocupan un lugar central en esta novela; Ningún otro libro ha contribuido a nuestra comprensión de estos temas como 1984. Pero George Orwell nos dejó otras obras maestras como “Rebelión en la granja”, “Homenaje a Cataluña” o “Sin blanca en París y Londres”.


El primer irlandés en ganar el Premio Nobel de literatura: un poeta innovador cuyo trabajo marcó el comienzo de la parte del Renacimiento Celta conocida como el Renacimiento Literario Irlandés, un movimiento a principios del siglo XX que Yeats y otros escritores llevaron la escritura irlandesa a un público más amplio. Su uso del simbolismo dentro del estilo poético tradicional inspiró a generaciones de otros escritores. Su poema "La segunda venida" contiene muchos usos poderosos y ahora famosos de las imágenes cristianas en su crítica social. Otras obras famosas: La torre, La escalera de caracol o Últimos poemas y obras de teatro, en el que se encuentra 'Bizancio'.


Fiódor Dostoievski escritor tan particular nació en Rusia, el 11 de noviembre de 1821. Escribía novelas, cuentos y ensayos. Sus trabajos generalmente hablaban de la psicología humana y de la problemática sociedad social y política del mundo ruso. Los trabajos más notables de Fiódor Dostoievski incluyen Crimen y castigo, Los hermanos Karamazov, El idiota, Humillados y ofendidos o Noches blancas. Fiódor murió el 9 de febrero de 1881.


Haruki Murakami, no solo es uno de los mejores autores del planeta, sino que sigue siendo un hombre de hierro que corre en carreras de larga distancia. Mantiene un perfil bajo, evitando que sus propios éxitos literarios estén fuera de control y se niega a proporcionar citas para las portadas de libros de otros autores, afirmando que "Necesitamos críticas en este mundo, pero no es mi trabajo". Se trata de un escritor que no tiene ni idea de cómo terminarán sus libros cuando comienza a escribirlos porque según él se acabaría el propósito de escribir la historia. Entre sus obras más célebres se encuentran: “1Q84”, “After Dark”, “Tokio Blues” o “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo”.


El inglés Charles Dickens y, sobre todo, su “Historia de dos ciudades”. Escrita como una crítica de la sociedad inglesa, la novela tiene lugar en gran parte en París antes y durante la Revolución Francesa. Dickens escribió el libro como un símil de la sociedad británica a mediados del siglo XIX, al describir el descontento de los campesinos franceses con los aristócratas franceses en los años previos a la revolución y luego su insatisfacción con la brutalidad de los revolucionarios hacia dichos aristócratas. “Callejón sin salida” o “Profundidades heladas” son otras de sus dos obras más destacadas.


Aldous Huxley fue uno de los autores más emblemáticos de su época. Su novela distópica “Un mundo feliz” se considera una de las grandes novelas del siglo XX. En ella, se consideraba desfavorable la pérdida de la identidad de un individuo a través de avances tecnológicos futuristas. Claramente esta novela se adelanta dos décadas a “1984” de George Orwell, pero con la salvedad de que “Un mundo feliz” no cimentaba sus críticas en la política sino en la introducción o más bien intromisión de la ciencia y la tecnología en las vidas de las personas. “Contrapunto”, “La Isla” o “Las puertas de la percepción” son otras de sus obras más notables.


Ernest Hemmingway nació el 21 de julio de 1899 y fue un escritor y periodista estadounidense. Tuvo una fuerte influencia en la ficción del siglo XX. Ganó el Premio Nobel de Literatura en 1954 y publicó alrededor de siete novelas, seis cuentos y dos obras de no ficción. Se ha casado muchas veces en su vida (cuatro) y el más largo de sus matrimonios se mantuvo durante quince años. Se suicidó el 2 de julio de 1961. Nos dejó obras como “El viejo y el mar”, “Fiesta” o “Por quién doblan las campanas”.


Estadounidense Truman Capote tuvo clara su vocación a la edad de 11 años, por lo que pasó el resto de su infancia perfeccionando su capacidad de escritura. Su debut tuvo lugar con la novela “Otras voces, otros ámbitos”. Luego, “A sangre fría”, fue una obra pionera, así como su “Desayuno en Tiffany's o Desayuno con diamantes” que fue adaptada a una película popular. “Crucero de verano” también es altamente recomendable.


francés Marcel Proust nos dejó una de las obras modernas más destacadas de principios del siglo XX.: “En busca del tiempo perdido”, con sus siete volúmenes, explora temas de memoria, infancia y gran significado, pero evita el modelo basado en la trama de las novelas del siglo XIX. Los eventos de la novela avanzan por las diferentes perspectivas dentro de una escritura autobiográfica increíblemente rica, que logró influir tanto en el campo de la literatura como en el de la filosofía y el arte.


Charles Darwin como científico en el siglo XIX. Su teoría de la evolución y la ascendencia animal común han polarizado a los lectores desde entonces. Escribió varios libros sobre este campo, pero el más conocido es probablemente “El Origen de las especies” de 1859, que sentó las bases de la biología evolutiva y cambió el mundo para siempre. El impacto en el estudio científico y la doctrina religiosa fue absolutamente masivo.


Considerado el inventor del género de la novela gótica, Edgar Allan Poe también contribuyó enormemente a la aparición de la ciencia ficción. Fue el primer escritor estadounidense conocido que intentó ganarse la vida únicamente escribiendo, lo que dio como resultado una existencia financiera bastante terrible. Aún así, cuando la situación es negativa, los autores tienden a sacar lo mejor de sí mismos. Para Edgar fue su poema de 1845, "The Raven", que apareció en el Evening Mirror y se convirtió en un gran éxito (aunque solo le pagaron 9 dólares por ello). Durante su vida, también fue reconocido como un crítico literario brutal y sus críticas le valieron el epíteto "Tomahawk Man" (en referencia al hacha de guerra de los nativos americanos).

Lewis Carroll, escribió lo que hoy conocemos como un clásico de la literatura, que ha llegado a ser traducido al esperanto: Alicia en el país de las maravillas y su continuación, A través del espejo. Como muchos escritores, Carroll se sentía frustrado al perder las excelentes ideas que, de manera inconveniente, surgían en mitad de la noche, por lo que en 1891 inventó la nictografía: creó una tarjeta con 16 orificios cuadrados (dos filas de ocho) que ofrecían una guía para que el usuario introdujese un código abreviado de puntos y guiones para poder escribir en la oscuridad.


El autor de “El señor de las moscas”, William Golding, describió a Greene como "el mejor cronista de la conciencia y ansiedad del hombre del siglo veinte". Ex agente del MI6, Greene tuvo una infancia muy tumultuosa con intentos de suicidio inventivos pero terroríficos y, como adulto joven, acabó jugando a la ruleta rusa. No era una buena persona en absoluto: adúltero, malo, mal padre... Su persona estaba lejos de ser admirable, pero escribió grandes obras como “El tercer hombre”, “El poder y la gloria” o “El americano impasible”.