GUARISMOS PRESIDENCIALES


Por Efraín Marino. @efrainmarinojr Llegó el 2022 y los “presidenciables” salen a la cancha, (usando términos futbolísticos) en el segundo tiempo de su campaña electoral. Las alianzas y reuniones se agudizan y las estrategias electorales se ponen en marcha entre ellas las encuestas, las listas de candidatos al congreso (ya se ubicaron los logos en los tarjetones), las revocatorias de alcaldes (que normalmente terminan en nada), el conflicto armado sigue usándose como bandera de campaña (ponen bombas en Cali y Cúcuta y no pasa nada), la violencia persigue candidatos y electores violentando su derecho a elegir y ser elegidos.

En la capital del país los “jóvenes” de la primera línea (Ya se ha identificado a lideres que hace rato dejaron de serlo), incitan al “colatón” en Transmilenio debido al aumento del pasaje en el transporte público y masivo, la ciudad se vuelve un caos por las obras sin planeación y comienza el año con un pico y placa extendido, que suena más a una estrategia de recaudo, que a una de descongestión vehicular; se impone un POT “por decreto”, (cual reina de pueblo y familia del alcalde), por encima de todos los argumentos del Concejo de Bogotá, incluyendo las mismas declaraciones de la alcaldesa mayor en épocas de campaña, lo que aprovechan los enemigos políticos para generar memes y campañas negativas en las redes sociales para restar opinión frente a sus adversarios electorales.


Siguiendo con nuestros “guarismos” y continuando con los términos futbolísticos cual pulpo “Paul” o adivinando como la clarividente “Lilian”, en las consultas del Pacto Histórico, ganará Gustavo Petro y seguirá punteando en las encuestas, aunque con techos cada vez mas bajos; en la Coalición de la Experiencia (Equipo por Colombia), el señor Alejandro Char se perfila como el ganador y sería un fuerte presidenciable, y en la Coalición de la Esperanza; Sergio Fajardo seguirá conquistando corazones de todas las tonalidades del color verde; por el lado del candidato de Gobierno el señor Oscar Iván Zuluaga seguirá solo y con fracturas en la base de su partido, aunque no por mucho tiempo pues la “política es flexible” y capitalizará la campaña de logros de presidencia, que “a pesar de” y “en contra de”, muestra sus resultados con estadísticas y cifras históricas; El ingeniero Rodolfo Hernández, seguirá subiendo en las encuestas “dándoles en la jeta” y llamando a todos corruptos, a pesar de la muchas investigaciones que cursan en su contra.

En las elecciones parlamentarias o de congreso, las fuerzas estarán divididas, así como las opiniones y las emociones de un país dividido entre la izquierda y la derecha, el si y el no, etc. todo apunta que no habrá mayorías políticas, bajarán las curules de los grandes partidos y subirán las de las minorías, pero no lo suficiente para un cambio o relevo generacional.

En ese orden de ideas, ningún candidato ganaría en primera vuelta si insisten en hacerlo por separado o coaliciones y tendrán que hacer “alianzas” cual antaño y época medieval “casándose y dándose en casamiento” político y ya sabemos en que terminaban esos matrimonios arreglados.

Pero todo esto son guarismos y opiniones personales, que este papel aguanta, amanecerá y veremos dijo el ciego. Lo que si es cierto es que, los partidos que están esperanzados en la rebelión y despertar de las juventudes (segmento electoral que por estadísticas vota poco o nada) los nuevos cedulados que nunca han votado, los marchantes de las protestas, los “Primera Línea”, etc. Tuvieron un campanazo de alerta en las pasadas elecciones de los Consejos de Juventudes, pues de los 12 millones de jóvenes aptos para votar, solo lo hicieron 1,2 millones, el 10% del caudal juvenil electoral, el otro 90% prefirió quedarse en casa viendo la última temporada de la “casa de papel”, jugando un partido de micro, parchando en el parque o tomarse una pola “pa` la sed” bailando y cantando… “este culito e´mío, ya yo tengo los papeles”, éxito del género urbano del 2021.

0 comentarios